La exposición de motivos en las iniciativas de reforma I

La dictaminación y, por lo tanto, la aprobación de una iniciativa de un diputado está directamente influida por su exposición de motivos.

Se concibe a la exposición de motivos como el preámbulo que antecede a las leyes, encaminado a explicar el alcance y significación de la nueva norma o de las razones y fundamentos que la justifican y por tanto pueden contener razones jurídicas y políticas[1]. Por su naturaleza, la exposición de motivos no forma parte de la Ley[2], pero sí de su motivación, aunque ésta puede deducirse del propio contenido de la norma[3].

Los diputados federales deberán incorporar a sus iniciativas argumentos para exponer el planteamiento del problema que se pretende resolver así como aquellos que sustenten la propuesta de reforma[4]; la normativa del Congreso del Estado de México precisa que la exposición de motivos se compone del objeto, utilidad, oportunidad y demás elementos que las sustenten y las consideraciones jurídicas que las fundamenten[5]; mientras que en el Estado de Hidalgo sólo se exige que se señale el objeto, utilidad y los elementos en que se fundamenten y sustenten[6]. En el Distrito Federal se exige fundamentar y motivar las razones del proyecto, así como de los antecedentes necesarios para poder pronunciarse sobre ellos.[7]

A pesar de esos imperativos, en la práctica parlamentaria, muchos legisladores no presentan una exposición de motivos que cumpla, por lo menos, con una explicación clara de la problemática social que origina la reforma así como el objeto, utilidad y oportunidad del texto normativo que se propone, lo que dificulta su dictaminación.

De un análisis que se realice a los trabajos de las comisiones del Congreso General y de los Congresos de los Estados así como de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, se apreciará la trascendencia de la exposición de motivos, al verterse en el dictamen respectivo gran parte de los razonamientos realizados en aquélla.

Por lo anterior, LEGISPOL, S.C. subraya la importancia para el éxito de una iniciativa, que ésta se sustente en una exposición de motivos profesional y precisa.

En la próxima entrega la importancia de la exposición de motivos en la interpretación de las leyes.

 

LEGISPOL, Consultores.

[1] Cfr. Mabel Goldstein, Diccionario Jurídico Magno Consultor, voz “Exposición de motivos”, ed. Círculo Latino Austral, S.A., Uruguay, 2010, pág. 268.
[2] Ver tesis con rubro “EXPOSICIÓN DE MOTIVOS Y DEBATES DEL LEGISLADOR. NO FORMAN PARTE DE LA LEY”, sustentada por el Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito.
[3] Como lo razonó la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la tesis con rubro “FUNDAMENTACIÓN Y MOTIVACIÓN DE LEYES QUE DAN TRATO DESIGUAL A SUPUESTOS DE HECHO EQUIVALENTES. NO NECESARIAMENTE DERIVAN DE LA EXPOSICIÓN DE MOTIVOS DE LA LEY CORRESPONDIENTE O DEL PROCESO LEGISLATIVO QUE LE DIO ORIGEN, SINO QUE PUEDEN DEDUCIRSE DEL PRECEPTO QUE LO ESTABLEZCA”.
[4] Artículo 78 del Reglamento de la Cámara de Diputados.
[5] Artículo 81 fracción II de la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado Libre y Soberano de México.
[6] Artículo 125 fracción II de la Ley Orgánica del Congreso del Estado Libre y Soberano de Hidalgo.
[7] Artículo 89 segundo párrafo de la Ley Orgánica de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.