La trata de personas en México y América Central

El turismo sexual infantil continúa creciendo, especialmente en zonas turísticas como Acapulco y Cancún y en ciudades fronterizas del norte como Tijuana y Ciudad Juárez.

Los testimonios de sus víctimas, obligan a la sociedad mexicana entera a sumarse en un sólido frente de repudio a victimarios y de exigencia a las autoridades, para que les impongan un castigo ejemplar.

La venta de seres humanos con sus tres modalidades: explotación sexual, explotación laboral y extracción de órganos, es un delito que en México, en los últimos veinte años, ha crecido desproporcionadamente.

Por su ubicación geográfica y falta de atención y seguimiento por parte de la autoridad, se ha convertido en territorio idóneo, para redes de trata a nivel internacional.

De acuerdo con el Informe de junio de 2011 sobre Trata de Personas, del Departamento de Estado de EUA, México es un gran generador además de ser país de tránsito y destino para hombres, mujeres y niños víctimas de la trata con fines sexuales y el trabajo forzoso.

El turismo sexual infantil continúa creciendo, especialmente en zonas turísticas como Acapulco y Cancún y en ciudades fronterizas del norte como Tijuana y Ciudad Juárez. La mayoría de los turistas sexuales provienen de Estados Unidos, Canadá y Europa occidental aunque algunos son ciudadanos mexicanos. Participan también cárteles mexicanos de la droga y redes del crimen organizado de todo el mundo en la Trata.

El Informe refiere que de acuerdo con fuentes oficiales y de la sociedad civil, la gran mayoría de víctimas extranjeras en trabajo forzado y sexual en México son de América Central, en particular Guatemala, Honduras y El Salvador. Sin embargo las víctimas de la Trata en América del Sur, El Caribe, Europa Oriental, Asía y África también se encuentran en México  y algunas de tránsito en ruta hacia Estados Unidos.

Menores estadounidenses no acompañados viajan de América Central a conocer a miembros de la familia en Estados Unidos, son víctimas de traficantes de humanos, en particular cerca de la frontera de Guatemala. Hombres y niños mexicanos del sur de México y Centroamericanos, especialmente guatemaltecos, son sometidos a trabajos forzados en el sur del país, en particular en la agricultura.

 

María del Carmen Segura Rangel
Socia Consultora de LEGISPOL, S.C.