CIEN PROPUESTAS PARA GENERAR POLÍTICAS PÚBLICAS

Recomendaciones de la Academia Nacional de Medicina sobre la creación de una política de estado para mitigar el impacto de la diabetes en México.[1]

 

La Academia Nacional de Medicina, como consultor del gobierno federal, en documento de trabajo presenta un catálogo de acciones con base en evidencias disponibles y su factibilidad. Estima que poniéndolas en práctica, pueden mitigar el impacto social causado por la diabetes.

Refiere el documento, que incluye iniciativas que podrían ser aplicadas a todos los sectores a nivel federal, estatal y municipal. Incluidos no solo gobiernos y sistemas de salud, sino también sector privado, académicos y organizaciones no gubernamentales.

La elaboración de sus contenidos, contó con expertos miembros de esta Academia, que colaboran en el Departamento de Endocrinología y Metabolismo del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, así como del Instituto Nacional de Salud Pública. La Academia parte de reconocer que:

1.- Las estrategias que se requieren para la prevención y control de la diabetes son complejas y costosas.

2.- Implica que haya un entorno que permita un estilo de vida saludable.

3.- Una sociedad informada sobre los riesgos de la enfermedad.

4.- El acceso a un sistema de salud eficiente, capaz de prevenir o paliar las complicaciones crónicas.

5.- Cambios en la organización y ejecución de procesos cotidianos aunados al fortalecimiento de la infraestructura del sistema de salud.

6.- Acciones que implican una planeación estratégica, una gobernanza eficaz y de liderazgo, para alcanzar como meta el bien común.

7.- Una estrategia multidimensional que permita lograr a mediano plazo profesionales de la salud con las competencias adecuadas para lograr transmitir y utilizar el conocimiento, participación de equipos multidisciplinarios.

8.- Otorgar una atención con estándares de calidad, la sistematización del seguimiento, la monitorización de los procesos y reducción en el gasto que genere la diabetes.

En el rubro de “Diagnóstico situacional”, refiere el documento, que las condiciones que determinan la diabetes tipo 2 y sus co-morbilidades pueden estar presentes desde los primeros años de vida del ser humano. Que la obesidad ha desplazado a la desnutrición como el principal reto a resolver.

Lo anterior lo respalda con datos estadísticos: la prevalencia de sobrepeso y obesidad (34.8 por ciento) informada en 2006 y 2012 en los niños entre 5 y 11 años, es una señal de alarma. Se estima que 5 millones 664 mil 870 escolares tienen un peso corporal que los expone a sufrir Enfermedades Crónicas no Transmisibles (ECNT) en edad adulta.

Respecto a los adolescentes: la prevalencia y el número de casos continúan en crecimiento: el 35 por ciento tiene obesidad o sobrepeso; 5 por ciento más que en 2006. La prevalencia se traduce en cerca de 6.3 millones de adolescentes afectados. El incremento resulta mayor en mujeres (7 por ciento contra 3 por ciento). El porcentaje de adolescentes sedentarios frente a una pantalla por más de 12 horas a la semana aumentó 25 por ciento. En el 2012, 64 por ciento de adolescentes permanecen frente a ella más de la mitad de un día por semana. Aunado a ello, las conductas alimentarias de riesgo son frecuentes. Entre las mujeres, cerca del 10 por ciento tienen problemas para el control del apetito y 5 por ciento ha intentado una dieta para perder peso.

En cuanto a los adultos, el 71.2 por ciento tiene un índice de masa corporal que los pone en riesgo de sufrir una ECNT. La población afectada es heterogénea en edad y características socio demográficas, ello impide que el mismo programa preventivo o terapéutico sea útil para todos los estratos de la población. En el período 1994-2012, la prevalencia de obesidad aumentó 55 por ciento (de 20.9 por ciento a 32.4 por ciento). El grupo de población con crecimiento mayor fue de mujeres entre 20-29 años.

El peso no perdido después de cada embarazo, para la Academia es una posible explicación. Y concluye que independientemente de la causa la observación de incremento en el rango de edad arriba señalado, es una alerta al sistema de salud ya que un número creciente de embarazos tendrán complicaciones relacionadas con el sobrepeso.

El resultado del crecimiento de casos de obesidad, es un incremento en la prevalencia de las ECNT, “el mejor ejemplo es la diabetes tipo 2”.[2] En 2012, el incremento de casos diagnosticados de diabetes, se incrementó de 7.3 por ciento en 2006 a 9.2 por ciento en 2012, ello se traduce en 6.4 millones de adultos que requieren atención por el Sistema Nacional de Salud.

La Academia Nacional de Medicina, propone cuatro objetivos específicos, desarrollados, en las cien recomendaciones:

“I. Proponer políticas públicas que permitan generar un entorno favorable para la adopción de un estilo de vida saludable.

II. Plantear acciones para disminuir el porcentaje de casos con diabetes o en riego de tenerla que ignoran su condición y que no llevan a cabo intervenciones para la prevención.

III. Trazar políticas públicas que permitan el otorgamiento de la atención con calidad para alcanzar los objetivos terapéuticos que reducen la incidencia de las complicaciones crónicas o para paliar la discapacidad resultante.

IV. Delinear acciones que permitan la coordinación de los cambios propuestos en la atención de las ECNT y la adaptación gradual de las políticas”. [3]

 

 

LEGISPOL Consultores, S.C.

 

 

Palabras clave: Academia Nacional de Medicina, Diabetes, Enfermedades Crónicas no Transmisibles, LEGISPOL, Obesidad, Prevención, Prevalencia, Sobrepeso.

 

 

 

 



[1]Recomendaciones de la Academia Nacional de Medicina sobre la creación de una política de estado para mitigar el impacto de la diabetes en México, Cien propuestas para generar políticas públicas, Documento de trabajo, Academia Nacional de Medicina, México.
[2]Ibídem pág. 7
[3]Ibídem pág. 9