EL TABACO Y ALGO MÁS…

Para la Organización Mundial de la Salud y asociados, consumir tabaco es la principal causa  prevenible de defunción a nivel mundial y mata a uno de cada 10 adultos en todo el mundo.

 

El 31 de mayo de cada año, se celebra en todo el mundo el Día Mundial Sin Tabaco, para resaltar los riesgos que representa para la salud su consumo; y promover políticas eficaces para reducirlo.[1]

Para el 2015, el tema  está dedicado a exhortar a los países a que colaboren para poner fin al comercio ilícito de productos de tabaco, que con base en estudios e información de la comunidad aduanera mundial, el mercado de tabaco ilícito podría representar hasta una décima parte de cigarros consumidos en el mundo.

 

A partir de reconocer que el comercio ilícito no es un problema exclusivo de países de ingresos altos, la comunidad internacional adoptó en noviembre de 2012 el protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos de tabaco, el primero del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco.

 

En el caso de México, a pesar de diversos esfuerzos realizados por el gobierno y sectores de la sociedad, el tabaquismo va en aumento principalmente en jóvenes y mujeres. Se calcula que son 17.3 millones de mexicanos que fuman; y consumen 6.5 cigarros por día en promedio.

 

Entre los esfuerzos están la expedición de la Ley General para el Control del Tabaco, para regular la orientación, educación, prevención, producción, distribución, comercialización, importación, consumo, publicidad, promoción, patrocinio, muestreo, verificación y en su caso la aplicación de medidas de seguridad y sanciones relativas a los productos del tabaco (Artículo 4.); incremento al impuesto a la compra de cajetillas para inhibir su consumo; advertencias del daño a la salud en las cajetillas; y espacios libres de humo.

La investigación realizada por la Sociedad Americana contra el Cáncer, reporta que a 21 padecimientos relacionados con el tabaco,  recientemente se ha descubierto que se asocian males cardiacos específicos, falla renal, isquemia intestinal, más infecciones, cáncer de mama y de próstata.[2]

 

De acuerdo con el estudio “Smoking and Mortality –Beyond Established Causes” (con seguimiento durante 11 años a más de 954 mil personas mayores de 55 años), publicado en el New England Journal of Medicine, los fumadores registraron una mortalidad hasta tres veces más elevada. Donde el 17 por ciento de exceso de mortalidad detectado en los fumadores activos se originó por enfermedades hasta ahora no asociadas con el tabaco. [3]

 

En el marco de la presentación del Programa de Prevención y Atención de Adicciones del Gobierno Federal en la Ciudad de México, difundida en diversos medios de comunicación el 28 de enero de 2015, el Presidente Enrique Peña Nieto informó que en México tan sólo por enfermedades vinculadas con el tabaquismo se gastan 61 mil millones de pesos cada año en tratamientos. Por lo que la prevención también tiene un fin económico. Por su parte Mercedes Juan López, Secretaria de Salud indicó que en 2013 se reportaron un total de 44 mil muertes por enfermedades derivadas del tabaco.

 

Ante esta realidad nacional y mundial, los países asociados a la Organización Mundial de la Salud, deben multiplicar esfuerzos, a partir de sumarse a los objetivos de la campaña del Día Mundial Sin Tabaco 2015 que son:[4]

 

1.- Sensibilizar acerca del daño que el comercio ilícito de tabaco causa a la salud de la población, especialmente a los jóvenes y los grupos de bajos ingresos, porque aumenta la accesibilidad y la asequibilidad de esos productos, dado su menor costo.

2.- Mostrar por qué los beneficios para la atención de salud y los programas y las políticas de control del tabaco, tales como el aumento de los impuestos y los precios, la inclusión de advertencias sanitarias gráficas y otras medidas, se ven socavadas por el comercio ilícito de productos de tabaco.

3.- Ilustrar el modo en que la industria tabacalera ha intervenido en el comercio ilícito de productos de tabaco.

4.- Poner de relieve que gracias al comercio ilícito de productos de tabaco, los grupos criminales amasan grandes fortunas con las que financian otras actividades delictivas, como el tráfico de drogas, armas o seres humanos, así como actividades terroristas.

5.- Promover la ratificación del Protocolo para eliminar el comercio ilícito de productos de tabaco, la adhesión al mismo y su uso por todas las Partes en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, así como su pronta entrada en vigor gracias a la participación activa de todas las partes interesadas pertinentes.

 

 

 

LEGISPOL Consultores, S.C.

 

 

Palabras Clave: Comercialización, Consumo, Distribución, Importación, Fumadores, LEGISPOL, Ley General para el Control del Tabaco, Organización Mundial de la Salud, Prevención, Producción, Publicidad, Tabaco.



[2]Periódico Reforma. VIDA. Domingo 29 de marzo de 2015. Paloma Villanueva. Pág. 15.
[3] Periódico Reforma. VIDA. Domingo 29 de marzo de 2015. Paloma Villanueva. Pág. 15.