CONSULTING EN LA PROFESIONALIZACIÓN DEL TRABAJO LEGISLATIVO

La necesidad de profesionalizar el trabajo legislativo obliga al
representante popular a explorar nuevas alternativas en la metodología
de trabajo, a fin de contar con un grupo de profesionales con
visión que lo respalden,esa es la finalidad de la Consultoría Legislativa


En una democracia representativa, el papel de un legislador expositor de la voluntad popular es fundamental. En la actualidad, su importante actuar es revisado con mayor profundidad por quienes lo eligieron, exigiéndole posiciones claras y congruentes con la oferta de campaña.

Esta labor de fiscalización ciudadana ha ido en aumento, en muchos casos, debido al papel de los medios de comunicación y al crecimiento en la utilización de las redes sociales que exhiben el desempeño de todo un congreso y de cada uno de quienes lo conforman.

Por ello, en el su trabajo diario no cabe la improvisación o la falta de propuestas con sustento ideológico y académico; está obligado a dar resultados desde los primeros días del ejercicio de su encargo.

La dinámica parlamentaria es compleja pues aunque están establecidos al interior las reglas y mecanismos a los que deberá apegarse, su práctica diaria está regidapor decisiones y actitudes que hacen la diferencia entre un trabajo profesional y eficaz o mediocre.

Esta profesionalización del trabajo legislativo pasa, de manera forzosa, no sólo por la preparación y experiencia con la que cuenta quien detenta el cargo, también por la conformación de un equipo de trabajo que conozca de los temas que le corresponda abordar, que domine la técnica legislativa y que le dote de un valor agregado a un proyecto de Ley, de reforma, un Punto de Acuerdo, un pronunciamiento, una efeméride o un posicionamiento.

Hoy en día, este nivel de especialización y profundización que requieren los temas en un congreso y que vengan combinados con el conocimiento y aplicación de la técnica legislativa difícilmente se encontrará en un ex colaborador de la campaña, un asistente o incluso en un profesionista que poco contacto haya tenido con un órgano legislativo. Es aquí donde cobra especial relevancia para aquel diputado o Senador, contar con un equipo de investigadores especializados en el fondo y la forma, con un grupo de especialistas en el consulting y el coaching legislativo que le doten de productos con un alto sentido de oportunidad política, rentabilidad y sobre todo con rigor metodológico y de investigación.

Una de las grandes ventajas de contar con una oficina consultora al servicio del legislador es que se cuenta con toda una infraestructura de capital humano y material enfocado las 24 horas del día en la construcción de esos insumos que pasen “la prueba del ácido” y que le permitan orientar los recursos humanos de su staff en la operación política, el cabildeo y la administración de la agenda política y territorial.

La creciente exigencia del ciudadano a su representante obliga a optimizar recursos y a innovar en los mecanismos y procedimientos de trabajo, hoy por hoy es claro que aquel legislador que entienda esta nueva dinámica y exigencia no tendrá duda en buscar en la consultoría legislativa profesional, sentar las bases para un trabajo sólido que permita que su desempeño en la cámara, la asamblea o el senado sea recordado por el ciudadano-votante, seguramente, en la siguiente jornada electoral.

PALABRAS CLAVE: Consulting Y Coaching Legislativo, Congreso, Especialización, Fiscalización Ciudadana, Legislador, LEGISPOL, Profesionalización.
Antonio Zepeda.
Socio Consultor, Legispol, S.C.