SISTEMA DE JUSTICIA PENAL ACUSATORIO Y ORAL

Santiago Vasconcelos: “reforma extremadamente retadora”; Miguel Carbonell: “base para realizar una profunda transformación del sistema penal mexicano”.

 

Desde el punto de vista de su conceptualización constitucional, el pasar de un sistema inquisitivo mixto a uno acusatorio y oral, sin duda constituye un avance hacia un sistema de justicia penal democrático,  garantista, a hacer eficiente y darle expedites al proceso penal, donde se proteja al inocente y el  culpable no quede impune, en presencia de un Juez que no pueda delegar el desahogo y valoración de pruebas y que haya elementos para resarcir el daño a las víctimas.
 
Esto sienta las bases para incrementar la confianza en la procuración e impartición de justicia.
 
Para expertos en Derecho Penal, la reforma de 2008, a diez artículos de la Carta Magna, que  crea el Sistema de Justicia Penal, junto con el Sistema Nacional de Seguridad Pública, hasta esa fecha era la reforma más ambiciosa desde que se expidió la Constitución de 1917.
 
José Luis Santiago Vasconcelos, comentó en su momento, que es una “reforma extremadamente retadora”. Para Miguel Carbonell, “nos suministra la base para realizar una profunda transformación del sistema penal mexicano”.
 
Pero  esa integral, profunda y amplia reforma, implicó un larguísimo plazo para su implementación, que se cumple en el 2016. Requiere de infraestructura, normatividad armonizada en lo federal y local en todas las Entidades Federativas, capacitación y especialización, equipamiento, capacitación,  preparación en planes y programas de las Universidades y Escuelas de Derecho y capacitación de litigantes.
 
En México, con las reformas constitucionales del 18 de junio de 2008, el Juicio Oral se vuelve fundamental pues es parte indispensable para transitar de un sistema inquisitivo a uno acusatorio y su existencia está establecida en el artículo 20 Constitucional.
 
Un Juicio Oral es un procedimiento simplificado, contemporáneo, sustentado en el sistema acusatorio y cuyos principios rectores son la inmediación, la concentración, la contradicción, la continuidad y la publicidad con la finalidad de humanizar la jurisdicción penal asegurando una justicia pronta, expedita, simplificada, moderna y apegada a derecho.
 
Las reglas son:
 
• Toda audiencia se desarrollará en presencia de un Juez.
• Solo se considerarán como pruebas las desahogadas en Juicio excepto las que por su naturaleza requieran ser anticipadas.
• El juicio se desarrollará frente a un Juez que no haya conocido del caso previamente.
En la reforma penal constitucional, se prevé que participarán tres Jueces durante todo el procedimiento. 1) Juez de Control (o de garantías); 2) Juez del Juicio; y 3) Juez de Ejecución. No podrá ser la misma persona en un mismo procedimiento. En el Juicio deberán operar los principios establecidos en este Sistema: publicidad, contradicción y oralidad.
• Los argumentos y pruebas se desarrollarán de forma oral.
• La carga de la prueba corresponde a la parte acusadora.
• Ningún Juez tratará asuntos del proceso con una de las partes sin la presencia de la otra.
• Iniciado el proceso, habrá posibilidades de que se termine de forma anticipada.
• El Juez solo condenará cuando exista la convicción de culpabilidad.
• Cualquier prueba obtenida violando derechos fundamentales será nula.
 
Faltan  tres años para cumplir el plazo y solo 3 Estados lo tienen implementado en su totalidad: Chihuahua, Morelos y Estado de México. Doce parcialmente: Baja California, Chiapas, Coahuila, Durango, Guanajuato, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Veracruz, Yucatán y Zacatecas; por lo que faltan diecisiete que están en etapa de planeación y entrada en vigor (incluido el Distrito Federal). Aunque el gobierno federal ha dicho que se requieren como Presupuesto 35 mil millones de pesos todavía, sobre todo para mayor estructura y equipamiento, el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2014, asignó 5 mil millones de pesos. Lo que indica que en 2015 y 2016 habrá que prever 30 mil millones más.
 
Se apuesta a un cambio cultural, con juicios expeditos, transparentes, con garantía de valoración, pero comenta el Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación José Ramón Cossio que si no hay especialización, los juicios orales no prosperan, por lo que dicho cambio, implica, vencer resistencias, inercias y hasta oposición de profesionales del Derecho, que se resisten a dar los pasos definitivos hacia este sistema, que busca contar con instituciones sólidas, cabales, eficientes y transparentes.

 

 

LEGISPOL Consultores, S.C.

 
 

 

 

Palabras Clave:Audiencia, Juicio Oral, LEGISPOL, Proceso Penal, Prueba, Sistema de Justicia Penal Acusatorio y Oral.